El blanqueamiento dental se puede hacer en la oficina o con bandejas para llevar a casa. El peróxido de carbamida y otras soluciones de peróxido utilizadas en el blanqueamiento están aprobadas por la FDA como antisépticos bucales. Su uso como agentes blanqueadores ha sido efectivo, pero pueden existir riesgos desconocidos. La aceptación del tratamiento de blanqueamiento significa la aceptación de estos riesgos aún desconocidos. Se aconseja a las mujeres embarazadas consultar con su médico antes de comenzar el tratamiento. Si bien estos materiales parecen ser seguros, debido a que su uso es relativamente nuevo, pueden ocurrir problemas inesperados. La sensibilidad dental o el hormigueo es el efecto secundario más común. La irritación de los tejidos blandos también puede ocurrir. Si un paciente experimenta estos u otros síntomas adversos después del procedimiento, él / ella debe llamar a la oficina de inmediato.

Los pacientes también deben entender que la cantidad de blanqueamiento y su duración pueden variar. Si bien la mayoría de los dientes se aligeran en la medida deseada, algunos son más resistentes. En algunos casos, el aligeramiento es mínimo o inexistente, y puede requerirse un blanqueamiento adicional a lo largo del tiempo para mantener el aclarado obtenido originalmente. El café, té y otras bebidas de color oscuro pueden manchar los dientes después del tratamiento y deben evitarse durante al menos 24 horas después del tratamiento.

He leído y entiendo la descripción anterior de las posibles consecuencias de las técnicas de blanqueamiento en la oficina. Al estar completamente informado, doy mi consentimiento y acepto el procedimiento.